Los exportadores malagueños miran con recelo los aranceles de Donald Trump

www.diariosur.es 27/06/2018

Productos como la aceituna ya sufren la reforma del presidente de EEUU, que podría afectar a más sectores

Los mercados funcionan de forma similar a una hilera de fichas de dominó. Basta con que falle un elemento para que todo el sistema se vea afectado, desestabilizado o en el peor de los casos, colapsado. A lo largo de las últimas semanas han llegado noticias desde el otro lado del Atlántico sobre las nuevas políticas proteccionistas del presidente norteamericano, Donald Trump, que pretende potenciar la mano de obra en su país gravando con aranceles e impuestos los productos que llegan procesados desde otros mercados.

El primer gran afectado español de esta reforma a los impuestos –que todavía no ha sido aprobada de forma definitiva–, es el sector de la aceituna de mesa. Explicado de forma sencilla, la intención de Trump es que la mano de obra que procesa ese producto se quede en su territorio, por lo que las aceitunas que lleguen a granel no serán objeto de gravamen, pero sí las que ya están listas para ser consumidas (partidas, aliñadas y envasadas en función de la variedad). Así lo explica Paz Hurtado, presidenta de la Comisión de Comercio Exterior de la Cámara de Comercio de Málaga (además de copropietaria de la empresa de aceitunas de mesa Hutesa).

«La preocupación no sólo está con el olivar, sino que también hay miedo en el aceite de oliva», señala Hurtado, en contacto constante con diferentes agentes del sector. Asegura que desde la propia Cámara de Comercio, al igual que desde la mayoría de instituciones, están «en standby», esperando a que se desarrollen los acontecimientos, ya que ha sido un giro tan inesperado y repentino que «no ha habido tiempo de crear estadísticas reales ni hacer trabajo de campo».

Para comprender el impacto que podría tener en Málaga el resentimiento de las relaciones comerciales con América del Norte, conviene conocer el peso de este mercado en la provincia. Según los datos de Extenda (Agencia Andaluza de Promoción Exterior), las exportaciones de Málaga a EEUU alcanzaron los 144 millones de euros en 2017, lo que supone un crecimiento del 617%, (se multiplican por siete desde 2008). Este incremento es 512 puntos superior al que experimentaron las ventas de Andalucía en el mismo periodo, gracias al tirón del aceite de oliva, principal producto exportado. Le siguen la electrónica, las bebidas, los aparatos ópticos, la relojería y el sector textil. Estados Unidos es actualmente el sexto importador de productos malagueños.

Volviendo al sector que ya se está viendo afectado, el grueso de la producción de la aceituna de mesa está de Andalucía en Sevilla, aunque la empresa malagueña Dcoop forma parte de los procesos y parte de su superficie productiva tanto en la provincia como en otros puntos de Andalucía está vinculada a la oliva para el consumo directo. Esteban Carneros, portavoz de la cooperativa, asegura que los representantes políticos deben «tomar medidas» para evitar que la situación llegue a mayores.

El sector de la aceituna de mesa planea una concentración ante el Consulado de Estados Unidos contra los nuevos aranceles

Desde Dcoop están tratando de prepararse para la entrada en vigor de la nueva ley. «Tenemos que pensar en cómo adaptarnos», indica Carneros, que recuerda que Estados Unidos no es «el principal» importador de la empresa, pero que gravar el producto puede afectar al resto de mercados por el excedente. «La situación es preocupante», concluye.

Fruto del temor generalizado, agricultores, cooperativistas, entamadores y envasadores de aceituna de mesa han convocado una concentración conjunta el próximo 5 de julio ante el Consulado de EEUU en Sevilla para pedir la retirada de los aranceles, según informó la unión de jóvenes agricultores (Asaja) de Sevilla. Esta manifestación, en la que participarán uniones de toda la región, tendrá lugar en los días previos a la reunión de la Comisión de Comercio Internacional del país norteamericano, organismo que tiene la última palabra para dar por válida la medida propuesta por Trump en respuesta a una denuncia interpuesta por varias empresas de California. «Desde Asaja-Sevilla consideramos que es fundamental que tanto el Gobierno de EEUU como la propia Unión Europea entiendan que con la imposición arbitraria de aranceles se están poniendo en riesgo más de dos millones de jornales y 8.000 empleos directo», reza el comunicado de convocatoria.

www.diariosur.es 27/06/2018